Especialistas en

Terapia para niños

En el caso específico de los más pequeños nos encontramos con la situación de que no sean capaces de expresar su necesidad de recibir ayuda. Por eso, los adultos son los encargados de identificar cambios en sus estados de ánimo y en su conducta: tristeza, aislamiento, ira…

Cuando se identifica algún comportamiento como estos, que sean distintos a la forma de actuar normal del niño, es importante que lleves a tu hijo al psicólogo para evitar que el problema pueda ir a más o se complique.

Los problemas más comunes son: problemas de comportamiento, fracaso escolar y falta de motivación, técnicas de estudio, dificultades de aprendizaje y atención (TDAH), miedos, terrores nocturnos, ansiedad, depresión, acoso escolar, timidez, manías.